Las Fases

Decía la semana pasada Quique Sánchez Flores que la efectividad de su RCD Espanyol está directamente relacionada con la forma en la que llega su equipo a la zona de ataque. Que no es lo mismo plantarse dos veces en mano a mano ante el portero, como hizo su equipo ante el Leganés, que disparar cinco veces desde el fuera del área o centrar más de diez desde los costados. Ciertamente esto parece indiscutible. La cuestión es: ¿cómo lo consigue el Espanyol?
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
Contención. Aunque Jurado y José Antonio Reyes maticen la propuesta perica cuando ambos son de la partida, lo cierto es que el equipo de Quique Sánchez Flores es, junto al Deportivo Alavés, el que más tiempo pasa en campo propio. Su repliegue, medio a veces y bajo casi siempre, no tiene puntos débiles. El doble pivote es muy sólido, los de fuera siempre retornan, la pareja de laterales es una de las más fuertes a nivel defensivo y, por supuesto, el trío que forman los centrales y el portero son garantía competitiva. Al Espanyol nunca le desbordan. Y, de hecho, normalmente tardan mucho tiempo en siquiera acercarse.
Concesión. Cada minuto que pasa sin que nada pase acerca al Espanyol a su objetivo. Los rivales, cansados de estrellarse contra dos muros de cuatro hombres, comienzan a asumir más riesgos, a realizar pases indebidos y, por ende, a conceder oportunidades fruto de aceptar desordenarse para desordenar al conjunto catalán. Sus laterales se sueltan, algún medio realiza alguna aventura atrevida, no le guardan el sitio… Y llega el error.
Penalización. En ninguna ciudad del mundo se penalizan los errores como en Barcelona. En lo referente a la parte blanquiazul de la misma, Quique encuentra en Gerard Morenoal perfecto hilo conductor de cada una de las concesiones que los rivales puedan ir realizando a lo largo de un partido. A partir del juego de espaldas, sus caídas hacia las bandas, su sentido asociativo y su posterior olfato goleador, el Espanyol no necesita demasiados elementos para crear peligro. Basta un pase filtrado de Jurado, un toque de Gerard y una carrera de Pablo Piatti, quien además de correr está viendo puerta de todas las maneras posibles.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Éstas son las tres fases que han posibilitado que el Espanyol sea uno de los equipos que más puntos gana pasado el minuto 80 de partido (5 puntos) y, sobre todo, que sea el equipo que menos necesita chutar para marcar gol en la segunda parte (4’95 disparos por tanto). Y Quique Sánchez Flores sabe que no es casualidad.
Espanyol es que le falta gol, y a partir de ahí el margen de maniobra es complicado. Y no sé si la idea de Leo Batistao de jugar en banda puede ayudar a mejorar este aspecto. Es curioso que parezca cómo si ya no bastase construir una de las mejores defensas del campeonato para estar en el top 5 de la liga.

Y llegados a este punto, ¿David López “es” central o centrocampista? De ser lo primero, hasta se le deberían abrir las puertas de la selección.

Celta en la semifinal

Ya nadie le podrá olvidar. Eduardo Berizzo escribió ayer su nombre en los libros de historia del Celta de Vigo como el primer entrenador que consiguió llevar al club gallego a unas semifinales europeas. Su éxito, cimentado en la constancia y regularidad, se podría resumir en la madurez competitiva que demostró anoche su equipo en tierra hostil. Porque el rival es quien decide qué retos te plantea, pero en tu mano siempre está la manera en la que tratas de responderlos.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Cinco minutos tardó el Celta en hacerse con el timón del encuentro en el Luminus Arena. Bastaron un par de acciones al contragolpe de Iago Aspas para que los de Berizzo se soltaran y fluyeran como en un partido normal, aunque ni lo fuera ni lo afrontaran como tal. La idea del técnico argentino pareció partir de una premisa clara que no sólo revela un obvio conocimiento de la competición y del rival, sino sobre todo una plena consciencia de lo que es su equipo: por un lado estaba el hecho de que cada gol del Celta iba a valer más que el anterior, por el otro la creencia de que a los de Balaídos les iba a resultar más fácil asegurar el gol en la portería de Ryan que el cero en la de Sergio. En base a esto, el Celta nunca defendió el resultado, sino que lo atacó. Y lo hizo desde diversos frentes.

Los de Berizzo buscaron controlar el ritmo desde la posesión, agredir la fragilidad defensiva del KRC Genk desde la transición y defenderse de su alegría ofensiva desde la defensa de los costados. Y todos lo tuvieron claro. Aunque nadie contribuyó más que Pione Sisto a la hora de convertir estas intenciones en el contexto táctico del partido. El extremo danés se erigió en un segundo Iago Aspas, tanto para lo bueno como para lo mejor. No negoció ni una vez un esfuerzo defensivo a la hora de perseguir al lateral rival, buscó una y otra vez habilitar una línea de pase vertical para desahogar la salida de balón, ofreció constantemente un apoyo para asegurar el control de la posesión y, por supuesto, fue fundamental a la hora de agredir a los belgas, rajando su sistema por dentro con conducciones que comenzaban levantando a cada seguidor vigués de su asiento y acababan, como mínimo, con los brazos izados a media asta.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Su actuación además de brillante fue completísima. Sobre todo porque en cada una de estas acciones no sólo contribuyó a reforzar el plan colectivo, sino que iban arrastrando a sus compañeros para que hicieran lo propio. Es decir, exactamente lo que hace Aspas cada día -y el de ayer no fue una excepción-. Y por eso el Celta siempre estuvo más cerca del gol que el Genk. Como escribía Javier Benavides, “el gol local parecía probable; el visitante, inevitable”.

Eduardo Berizzo, antes icono como futbolista, ahora leyenda como entrenador, ha conseguido ir ganándole terreno a ese vértigo tan característico que siempre ha tenido el RC Celta de Vigo cada vez que la historia ha llamado a su puerta. Primero en Sevilla, luego en Vitoria, ayer en Genk y quién sabe si próximamente en Estocolmo.

Bayern

Si bien muchas de las opciones del Bayern de llegar a Kiev pasan por Ribéry, no menos importante será el papel que deba adoptar James, en la que no hace tanto fue su casa. El colombiano, en un medio campo con Müller y Javi Martínez primero, y Thiago y el pivote navarro después, fue también uno de los futbolistas más destacados del Bayern en la ida. Aunque su labor, relacionada muchas veces con el primer pase del equipo en campo rival, distó mucho del fútbol por el que el cafetero, como ya demostró en el Sánchez-Pizjuán, es uno de los nombres más desequilibrantes de la competición. James, partiendo siempre desde uno de los dos lados de Javi Martínez, fue el primero en adivinar la tremenda debilidad blanca a la espalda de sus dos interiores. Y eso, a tenor de los noventa minutos, lo bordó: pues de su pie izquierdo salieron continuamente balones a la zona que, con Modric fuera de sitio, y con Müller y Lewandowski fijando a Varane y Ramos, el Real Madrid no pudo interceptar el envío sobre Ribéry. Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
No obstante, donde más daño podría hacer James en su vuelta al Santiago Bernabéu sería, como dicta su fútbol, en la frontal del área que defienda Keylor Navas. Sin embargo, precisamente esta es la ecuación que deberá solucionar Heynckes antes de volver a verse las caras con el 12 veces campeón de Europa: ya que acercar al colombiano al rectángulo rival requerirá, forzosamente, dos cosas al mismo tiempo: la primera, salvo sorpresa, exigirá que sea Thiago Alcántara quien se encargue de ese primer pase, a expensas de lo poco que sumó en la ida; la segunda, con Javi Martínez como elemento más posicional en medio campo, obligará a que todo el conjunto, en las fases –que previsiblemente tendrá- de mayor dominio territorial, apriete de igual forma tras cada pérdida. Ya que solo así este Bayern podrá tener más o menos motorizado el peligro (latente) de que el Real Madrid haga sonar otra vez la corneta.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El regreso de Alaba es un plus en las prestaciones del vigente campeón alemán. El austriaco tiene piernas y pulmones para acosar, partiendo por detrás de Ribéry, el maltrecho perfil diestro que Zidane, ante la imperativa necesidad de bajar un escalón a Lucas Vázquez o arriesgar con Nacho, deberá reconstruir para la ocasión. En este sentido, y si realmente está para los 90 minutos, la presencia de Alaba puede ser el factor que le faltó al Bayern en la ida. Con este partiendo por el mismo lado que Ribéry, con el pavor que ya de por sí siembran los dos al mismo tiempo, el Bayern, repartiéndose bien los espacios, ganará muchos enteros en línea de fondo y el pico del área; lo que no solo forzará a Zidane a extremar la vigilancia sobre esta zona, señalada tras el duelo de ida y el 1-3 ante la Juventus, sino que a su vez, para regocijo del Bayern, le permitirá ocupar a James una zona más cercana al área.

Bayern

Ahora bien, si el Bayern de Múnich ha de completar la gesta, la ocasión, por cómo han venido desarrollándose las cosas, parece la más idónea. El Real Madrid, de cara al partido de vuelta, deberá ajustar demasiados detalles. Y el Bayern, a pesar de la lesión de Robben, sabe que aun así cuenta con numerosos argumentos en su plantilla como para darle la vuelta al resultado. El primer asalto en el Allianz dejó, en clave teutona, dos nombres muy por encima del resto: Franck Ribéry y James Rodríguez; a lo que ahora, tras conocerse la convocatoria, deberá, presumiblemente, sumarse un tercero: David Alaba. Sin el extremo neerlandés disponible, todo hace indicar que el Bayern, como en el encuentro disputado en Alemania, volverá a cargar todo su peso ofensivo por el lado izquierdo. Su perfil más fuerte ante, en este caso, el más debilitado del Real Madrid.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El primer envite de Franck Ribéry en la eliminatoria fue de lo más emocionante. El extremo francés, que corrió hasta donde le dejaron sus piernas, fue súper incisivo en todas y cada una de sus acciones durante la segunda mitad. Tal es así que Zidane, en vistas al descontrol que el galo estaba generando con cada arrancada –y tras las lesión de Carvajal-, decidió prescindir de Casemiro, su dique en mediocampo, para tapar así con Lucas Vázquez, Kovacic –que fue quien entró por el brasileño- y Varane al todopoderoso ‘7’ del Bayern de Múnich. Una actuación que, dicho sea de paso, también permitió el propio Real Madrid, dado el bajo nivel que, entre otras cosas, lucieron futbolistas habituados a no fallar en estas noches: Toni Kroos o Luka Modric. Y el Bayern, que aprovecha como pocos este tipo de detalles, se lo cobró en su propio beneficio.
Si bien muchas de las opciones del Bayern de llegar a Kiev pasan por Ribéry, no menos importante será el papel que deba adoptar James, en la que no hace tanto fue su casa. El colombiano, en un medio campo con Müller y Javi Martínez primero, y Thiago y el pivote navarro después, fue también uno de los futbolistas más destacados del Bayern en la ida. Aunque su labor, relacionada muchas veces con el primer pase del equipo en campo rival, distó mucho del fútbol por el que el cafetero, como ya demostró en el Sánchez-Pizjuán, es uno de los nombres más desequilibrantes de la competición. James, partiendo siempre desde uno de los dos lados de Javi Martínez, fue el primero en adivinar la tremenda debilidad blanca a la espalda de sus dos interiores. Y eso, a tenor de los noventa minutos, lo bordó: pues de su pie izquierdo salieron continuamente balones a la zona que, con Modric fuera de sitio, y con Müller y Lewandowski fijando a Varane y Ramos, el Real Madrid no pudo interceptar el envío sobre Ribéry.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Si bien muchas de las opciones del Bayern de llegar a Kiev pasan por Ribéry, no menos importante será el papel que deba adoptar James, en la que no hace tanto fue su casa. El colombiano, en un medio campo con Müller y Javi Martínez primero, y Thiago y el pivote navarro después.